ENVÍOS GRATIS A TODO EL PAÍS A PARTIR DE $50.000

El proceso de elaboración de nuestras pastas untables consta de 4 pasos fundamentales. Comienza con la SANITIZACIÓN (limpieza y desinfección) con agua ozonizada. El Ozono, es un agente oxidante muy potente que actúa sobre los microorganismos (hongos, virus y bacterias) y sustancias contaminantes (cloro, agroquímicos, pesticidas) que pudieran estar presentes tanto en los frutos secos como en el agua que utilizamos para su desinfección y activación. 

Luego, con agua filtrada y ozonizada llevamos adelante la ACTIVACIÓN de los frutos secos. Este proceso consiste en sumergirlos en agua durante una determinada cantidad de tiempo. Esto genera, por un lado, la eliminación de antinutrientes, que es la capa protectora que tiene todo alimento que crece en la naturaleza; son inhibidores enzimáticos que no nos permiten absorber los nutrientes del alimento que estamos comiendo, ¡y de otros que ya comimos y comeremos! Por el otro lado, logramos la activación de las enzimas del alimento. Ellas nos ayudan en el proceso digestivo y en el funcionamiento de otras enzimas. La industria, con los procesos de refinamiento y conservación actuales, generó el decrecimiento de las mismas, por eso hacemos hincapié en que nuestro producto no está tostado ni molido en máquinas que someten el alimento a altas temperaturas.

A partir de aquí pasamos a la DESHIDRATACIÓN de los frutos secos en hornos deshidratadores que nunca pasan los 42 grados de temperatura. Allí están más de un día para que no quede humedad en los alimentos y para detener el proceso de germinado manteniendo intactos todos los beneficios del mismo.

Finalmente pasamos al MOLINO de piedra, que trabaja a baja temperatura y velocidad, permitiendo que los alimentos se mantengan vivos. Es aquí donde se desprenden naturalmente los aceites de cada fruto dando como resultado una pasta uniforme, cremosa pero muy fluida.